Los santiagueños y el Congreso de la Nación: Quiénes son y cómo piensan los que están, los que intentan quedarse, y los que quieren llegar

350
Por Ernesto Picco
Editor Revista Trazos / Conicet-Unse / Docente UCSE – ernesto_picco20@hotmail.com

Entre los varios que posee, hay un récord electoral del Frente Cívico que sus defensores verán como logro político y sus críticos como otro signo de la poderosa hegemonía zamorista: en las últimas cuatro elecciones legislativas nacionales ha ganado todas las bancas en juego de la Cámara de Diputados, tres en 2005, cuatro en 2007, otra vez tres en 2009 y nuevamente las cuatro de 2011. Nunca, desde el retorno a la democracia, un partido político o frente electoral se había llevado todas las bancas en juego en una elección de diputados nacionales. Y fueron once elecciones de este tipo desde 1983, casi todas dominadas por el juarismo, pero siempre con alguna banca obtenida por el radicalismo o alguna fracción disidente del PJ-Juarista.

Nada parece indicar que en 2013 el oficialismo provincial no pueda alzarse con los tres cargos de la Cámara Alta que están en juego esta vez. Es el Senado donde estarán puestas las miradas, porque allí el zamorismo ha sido más débil hasta aquí. Primero, por cuestiones institucionales: el sistema electoral prevé que una de las tres bancas santiagueñas sea para la primera minoría, que desde 2007 le pertenece al Movimiento Viable, en la figura de Ana Corradi. Segundo, por el desplante del radical Emilio Rached, que se separó de las filas del Frente Cívico cuando en 2008 votó en contra de la Ley de Retenciones Móviles forzando el desempate y el famoso voto no positivo de Julio Cobos. Con estos antecedentes, en 2013 el Frente Cívico va por todo: buscará sostener el – a priori – indisputable monopolio de las  bancas para diputados, y a tratar de fortalecerse acaparando también todas las bancas santiagueñas del Senado. Para lograr esto ha presentado a dos candidatos que han demostrado lealtad asegurada en el Congreso, Daniel Brue y Ada Iturrez de Capellini, y ha permitido salir a la palestra una segunda lista zamorista, encabezada por el multidirigente Gerardo Montenegro, para ganarle la primera minoría a la exánime oposición. A diferencia de los demás candidatos, Montenegro no tiene antecedentes en el ámbito nacional, pero es una de las principales figuras políticas del sector de Bases Peronistas, que en cada elección reclama cargos de peso desde el armado interno del Frente Cívico, que habitualmente da prioridad a los dirigentes del radicalismo.

Hasta aquí todo lo sabemos. Lo que no sabemos muy bien es lo más importante: ¿Quiénes son y cómo piensan los hombres y mujeres que nos representan en el Congreso de la Nación, y aquellos que aspiran a ingresar en él? Aquí revisaremos algunos puntos importantes sobre la actividad legislativa de los candidatos que ya tienen antecedentes legislativos, y quienes buscan hacer su primera entrada en el escenario nacional.  

Los que están y quieren quedarse: cómo votaron en el Congreso los diputados del Frente Cívico y Emilio Rached

Santiago elegirá a tres de los siete diputados nacionales y a los tres senadores. Hay cuatro bancas en la Cámara Alta que no están en juego, y son las de los diputados que ingresaron o renovaron su cargo en las elecciones de 2011: José Herrera, Graciela Navarro, Aida Ruiz, y Mirta Pastoriza. Los otros tres terminan sus mandatos pero buscarán quedarse en el Congreso: Cristian Oliva, Norma Abdala de Matarazzo y Daniel Brue. Los dos primeros intentarán continuar en sus bancas, acompañados en la lista de precandidatos por el actual diputado provincial Manuel Humberto Juárez. Por su parte, Brué buscará pasar al Senado, acompañado por Ada Iturrez de Capellini, actualmente la única senadora zamorista, que buscará renovar su mandato. La actuación de los legisladores santiagueños puede revisarse analizando las actas de votación nominal de los archivos del Congreso de la Nación y tomando en cuenta a algunas de las leyes clave sancionadas en los últimos años.Las votaciones del Frente Cívico han apoyado casi siempre en bloque a los proyectos del kirchnerismo, aunque hay algunas excepciones que resultan interesantes. Por ejemplo, votaron afirmativamente en bloque a los proyectos de ley de la integración del sistema previsional (que reestatizó y unificó las jubilaciones y pensiones en la Anses), la ley de medios, la ley de blanqueo de capitales y de expropiación del 51% de YPF. En la Cámara Baja, todos estos proyectos fueron acompañados también por la senadora del Frente Cívico Ada Iturrez de Capellini, y por la kirchnerista–antizamorista Ana Corradi. Emilio Rached, opositor del gobierno local y el nacional, dio su apoyo al proyecto expropiación de YPF, votó en contra del blanqueo de capitales, y estuvo ausente de las otras dos votaciones. Es en los proyectos que involucran cuestiones más sensibles a la moral social conservadora los que han mostrado disidencias interesantes entre los congresistas de todas las fuerzas políticas santiagueñas. Por ejemplo, la Ley de Matrimonio Igualitario fue apoyada por una sola de las diputadas del Frente Cívico: la ex presidenta del concejo deliberante capitalino y ex diputada provincial, Mirta Pastoriza. Votaron por la negativa Norma Abdala de Matarazzo, José Herrera, la diputada con mandato vencido Ana Luna de Marcos, y el fallecido Jorge Raúl Pérez.

Las dos cabezas de las listas zamoristas de las PASO 2013 tampoco apoyaron el proyecto: Daniel Brué estuvo ausente en la sesión y Cristian Oliva fue uno de los cuatro diputados que se abstuvo, junto con el radical correntino Lucio Aspiazu, y dos que también están en carrera en estas elecciones, Elisa Carrió y – sin ironías que valgan – Alfonso Prat Gay.  En el Senado, el matrimonio igualitario sólo contó con el apoyo santiagueño de Corradi. Por su parte, Iturrez de Capellini y Rached estuvieron ausentes de la sesión.

El otro proyecto polémico que mostró disidencia fue el de muerte digna. Otra vez fue Mirta Pastoriza la única diputada que apoyó, y en el senado hizo lo mismo Ada Iturrez de Capellini. Todos los demás diputados santiagueños estuvieron ausentes de la sesión, igual que Ana Corradi en el senado. Rached, esta vez, votó a favor.

sguenios_politica

Más allá de su desempeño votando, los diputados y senadores santiagueños han tenido diverso grado de protagonismo en los espacios de discusión del Congreso. Norma Abdala de Matarazzo ha sido la más visible por ser la vicepresidenta de la Cámara de Diputados y haber conducido varias sesiones durante las ausencias del actual titular, Julián Domínguez. Por lo demás, ningún diputado santiagueño preside comisiones de la Cámara Alta. Oliva es vicepresidente segundo de la comisión de Asuntos Penales, y el resto ocupa secretariados o vocalías en las comisiones que integran. En el Senado, Ada Iturrez de Capellini es presidenta de la comisión de Legislación General, Ana Corradi es presidenta de la comisión de Trabajo y Previsión Social, y Rached es vicepresidente de la comisión de Apoyo a las Obras del Río Bermejo.

En general, los diputados del Frente Cívico no han tenido gran protagonismo en las sesiones. Los más callados han sido Mirta Pastoriza y José Herrera, quienes,según un informe de Parlamentario.com, son dos de los seis diputados argentinos que no habló durante tres años, entre 2009 y 2011. En el Senado, Ana Corradi es una de las figuras más participativas. En 2011 ocupó el puesto número 20 de los senadores con mayor intervención. En ese mismo ranking, Iturrez de Capellini ocupó el lugar número 61 y Rached el 63.  

Los que quieren llegar  

Con las bancas de diputados y las de los dos senadores por la mayoría prácticamente fuera de discusión, la competencia electoral que podrá generar un mínimo de incertidumbre es la que tiene que ver con la banca del senador por la primera minoría. De los tres candidatos con posibilidades, Rached – que ahora va por el Frente Progresista Cívico y Social, es el único con experiencia en el Congreso. Este frente es la expresión local de la alianza que a nivel nacional encabeza el socialista Hermes Binner con algunos representantes del radicalismo. Como el Partido Socialista santiagueño ha perdido la personería jurídica, es Rached la figura más visible de esa alianza que aquí se da con el sector de Libres del Sur, que presenta a la estudiante Paola Griggio como su primera candidata a diputada nacional.

El Movimiento Viable quiere retener también la banca que obtuvo por la primera minoría en 2007, y que hoy ocupa Ana Corradi. En aquella ocasión la ganó el intendente bandeño Eduardo Chabay Ruiz, que fue como candidato testimonial, renunció a su banca para permanecer en el municipio y le dejó el lugar a Corradi. Ahora Chabay no tiene posibilidades de presentarse para un nuevo mandato en La Banda y una banca en el senado se convierte en uno de los pocos lugares de poder que le queda para sostenerse en la función pública. En esta ocasión concurrirán a las elecciones como Frente Para la Victoria, acompañados por el cascarón que quedó del PJ, luego de que la mayoría de la militancia emigrara al sector de Bases Peronistas del Frente Cívico. El dirigente pejotista Marcelo Nazar y la diputada provincial Gabriela Ortiz irán por ese sector como candidatos por una banca en la Cámara Alta.

El rival a vencer por los dos sectores opositores es Gerardo Montenegro. Probablemente, el político santiagueño más polifacético y con mayor proyección, que en la última década se ha desempeñado de forma paralela como dirigente y funcionario en los ámbitos más diversos. En el sector gremial es el principal referente de UPCN y Secretario Adjunto de la CGT local. En el campo de la salud y de la educación es fundador de la mutual AMA-UPCN y del colegio Jorge Gottau.  En el deportivo, es presidente de la Asociación Atlética Quimsa, y dirigente del club de fútbol Unión Santiago. Por el Frente Cívico ha sido concejal de la capital y dejó su banca para asumir como diputado provincial en 2009. En 2010 jugó fuerte como precandidato a intendente, aunque finalmente desde el zamorismo terminaron apoyando la candidatura de Lito Infante. Actualmente ostenta una excelente relación con su tocayo Gerardo Zamora y su protagonismo le hace sombra al principal líder de Bases Peronistas, José Emilio Neder. Con estos antecedentes y el aparato electoral del oficialismo a su favor, parece ser el candidato que lleva las de ganar para ocupar la tercera banca. Pocos recuerdan que Montenegro ha sido, también, junto con la CGT que comanda, protagonista de sucesivos homenajes a Carlos Juárez en los aniversarios de su muerte.

Si triunfa Montenegro, Santiago está a las puertas de que un mismo sector político tenga todas las bancas de las dos cámaras del Congreso, un hecho inédito en la historia provincial y en la coyuntura actual argentina.